AGAIN —Watashi to Shinigami no Sanbyaku Nichi— Prólogo

AGAIN —WATASHI TO SHINIGAMI NO SANBYAKU NICHI—

PRÓLOGO


El estrepitoso choque de metales resuena en una de las intersecciones de la ciudad. Una motocicleta de estilo americano yace destrozada debajo de un automóvil particular. Al lado hay un hombre, tirado en el pavimento. La motocicleta había sobrepasado a toda velocidad las largas filas de vehículos atascados en el tráfico, pero terminó estrellándose contra un automóvil que intentaba cruzar a la derecha en la intersección.

La persona tumbada sobre el asfalto es un joven que viste una llamativa camisa de color morado. Su cabeza, cubierta por un casco negro se encuentra torcida de manera antinatural.

De su cuerpo, justo como si se tratara de una de esas antiguas fotografías de doble exposición, se desprende, levantándose, un hombre con la misma apariencia. Éste no lleva puesto el casco. Su cabello, corto y de color dorado, brilla bajo el sol del atardecer. Al verse a sí mismo tirado frente a sus pies, le invade el pánico—— Y, cuando por fin se da cuenta de su propia muerte, se queda petrificado.

Entre la multitud de curiosos que se ha acercado a la escena del accidente, hay un hombre peculiarmente alto. Es un hombre gigantesco. Su cabeza sobresale por encima de la muchedumbre. A pesar de estar en pleno verano, va cubierto con una gruesa gabardina negra con la capucha puesta a la altura de los ojos, de forma que su rostro no se ve. Sin embargo, ni una sola persona parece prestar atención al extraño gigante con tan curioso atuendo.

Con un movimiento de su mano derecha, el hombre alto hace aparecer un agujero de unos dos metros de diámetro, justo detrás del joven. Es un agujero extraño, que parece rasgar el mismísimo espacio. El interior es demasiado oscuro, por lo que resulta imposible ver lo que hay del otro lado.

Los curiosos espectadores se muestran indiferentes ante el agujero que ha aparecido de manera tan repentina. No, ese no es el caso. Los ojos de las personas no son capaces de ver al fantasma del joven rubio, al gigante ni al negro agujero.

Una ambulancia llega por fin al lugar del accidente. En el instante mismo en que la ensordecedora sirena capta la atención del joven fantasma, el gigante empieza a avanzar, como deslizándose a través de la calle. En un abrir y cerrar de ojos, extiende sus largos brazos y empuja al joven hacia el interior del agujero. Con el sonido de un globo que explota, el agujero desaparece.
“…”
El hombre de la negra vestimenta susurra algo suavemente, con una voz que parece el retumbo de la tierra, y luego se marcha del lugar. Nadie vuelve la vista atrás para ver al gigante que camina entre la multitud.
Nadie, a excepción de una sola persona.

TRADUCCIÓN JAPONÉS-ESPAÑOL Y REDACCIÓN:
RAINY DEVIL

Nozomi Scanlation

Somos un grupo que se dedica a editar y traducir mangas de diferentes géneros sin fines de lucro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario